¡No me defiendas compadre! Los efectos económicos del reciente fallo de INDECOPI sobre la compensación de los Bancos respecto de los salarios


Disculpen la ausencia de posts en mi blog por cerca de un mes, tuve algunos asuntos personales que atender que me impidieron cumplir con la regularidad semanal que ofrecí en mi primer post y que espero poder retomar de hoy en adelante.

El tema del que me ocuparé en estas líneas está referido a las terribles implicancias económicas que genera la Resolución No. 199-2010-SC2-INDECOPI recientemente emitida por el Tribunal de Defensa de la Competencia y de la Propiedad Intelectual de INDECOPI ante un reclamo de un consumidor al cual una entidad del sistema financiero le había aplicado la compensación respecto de una cuenta en la que le era depositada su remuneración. Esto no me sorprende a la luz de los vientos proteccionistas que se están sembrando en nuestro Perú últimamente, pero no olvidemos que quien siembra vientos, cosecha tempestades.

El fallo al que nos referimos establece que las entidades del sistema financiero no están autorizadas a realizar compensaciones respecto de las cuentas de sus clientes respecto de aquellos montos que correspondan al concepto de remuneración en la porción protegida por el artículo 648 del Código Procesal Civil (que se refiere a 5 unidades de referencia procesal –una monto variable año a año– y a 2/3 del exceso). Esta postura de INDECOPI es novedosa –de hecho esas compensaciones habían sido permitidas por INDECOPI durante mucho tiempo, al punto que 3 días antes, este mismo ente había permitido lo que mediante ese fallo prohíbe–. Más aún, en los antiguos lineamientos sobre Protección al Consumidor aprobados por INDECOPI mediante Resolución No. 001-2001-LIN-CPC/INDECOPI, de fecha 7 de junio de 2001, se aceptaba expresamente la aplicación del derecho de compensación por parte de los bancos, bajo el principio que los depósitos originados en conceptos remunerativos no pierden su naturaleza de “depósitos de ahorro”.

Sin embargo, en este post no me pronunciaré sobre el análisis jurídico realizado por INDECOPI –que considero errado y que el siempre presto gremio de los abogados ya ha analizado ampliamente–, sino más bien me referiré a los desastrosos efectos económicos que una interpretación de las normas como la que ha hecho INDECOPI generaría en el mercado de aplicarse en el futuro. Ello con el propósito de sugerir que se incluya en la nueva ley de bancarización una norma mediante la cual se abolan estas supuestas protecciones respecto de las remuneraciones. Sugerencia que no será oída, dicho sea de paso, pero que es importante poner en la mesa para que al menos esté presente en el debate.

En mi opinión las protecciones laborales –como aquella sobre la remuneración– son un típico caso en donde se aplica la famosa frase “no me defiendas compadre”. La lógica detrás de las protecciones consiste en asegurarle al trabajador un sustento mínimo para que pueda subsistir. Es parecido al caso del sueldo mínimo por ejemplo, en donde no se permite en el mercado formal que una persona gane menos de un monto determinado. Eso suena bien, pero curiosamente a la persona no se le asegura un trabajo –eso corre por su cuenta– por lo que la protección finalmente actúa como una barrera de acceso al mercado. En otras palabras, el Estado nos dice, si quieres trabajar, no te pueden pagar menos de “X”. No importa si nadie te quiere pagar “X” o si tú estás dispuesto a ganar menos de “X”, en realidad, “X” es el monto que mágicamente el Estado ha determinado como precio mínimo o suelo en el mercado.

Antes de seguir con este razonamiento, debemos dejar en claro que a las personas no se nos asegura un trabajo porque ello implicaría que el Estado planifique centralmente la economía y esa fórmula llamada socialismo ha demostrado ser un inmenso fracaso, pues, además de esclavizar al hombre, desincentiva la generación de riqueza y causa pobreza. No ahondaremos en esa afirmación en este post pues es un hecho que no requiere probanza (la antigua U.R.SS. o Cuba nos sirven de evidencia empírica). La historia demuestra que una economía centralmente planificada no funciona. Es más, si algo enseña la historia, como decía Von Mises, es que la civilización se basa en la propiedad privada (concepto contrario al socialismo). Así, el Estado no puede garantizar un puesto de trabajo para cada ciudadano, porque no le es posible.

Sin embargo, quiere asegurarle un salario mínimo. La pregunta es: ¿es eso posible? La respuesta: ¡no!

La razón es muy sencilla. No es posible, porque el mercado laboral, es como cualquier otro, uno en donde las fuerzas de la oferta y la demanda se ven guiadas por una mano invisible hasta alcanzar un equilibrio y ese equilibrio no necesariamente estará por encima del monto del salario mínimo, que actúa como un suelo. Lo que típicamente ocurre es que existe gente dispuesta a trabajar por menos del sueldo mínimo y gente dispuesta a contratarla por menos de ese monto, que no puede celebrar la transacción, por lo menos en el mercado formal, porque la ley lo impide.

Un pequeño modelo con el que nos ilustra el profesor Jeffrey M. Perloff, puede ayudarnos a entender esto mejor. Para simplificar, imaginemos que existe un solo mercado laboral en el que todos ganan lo mismo. En el gráfico se muestra las curvas de oferta (S) y demanda (D) de trabajo (medido en horas trabajadas). En este mercado, la empresas “compran” (contratan) a las personas por horas de trabajo. Así tenemos que la cantidad de horas trabajadas al año está medido en el eje horizontal (L), mientras que el precio está medida en el eje vertical como salario por hora (W).

Si el gobierno no interviniese, el mercado llegaría al punto de equilibrio (e), que es en donde el salario es W* y el número de horas trabajadas es L*. Lo que el establecimiento de un salario mínimo genera es un precio suelo, que se presenta como una línea horizontal en la gráfica que nace en eje vertical en el punto w. En ese punto la demanda cae a Ld, mientras que la oferta de trabajo sube a Ls. El resultado de esto es que exista un exceso en la oferta o desempleo que es la diferencia entre  Ls y Ld (Ls – Ld). Como puede verse, el establecimiento de un sueldo mínimo evita que las fuerzas del mercado eliminen ese exceso de oferta (desempleo), llevando al mercado más bien a un equilibrio artificial en donde hay desempleo. Lo irónico es, como afirma Perloff, que una ley que instaure un sueldo mínimo, supuestamente diseñada para ayudar a los trabajadores aumentando sus salarios, puede llevar a muchos de ellos al desempleo. Esta ley sólo favorece a los que permanecen empleados.

Alguna vez se ha sostenido que estos precios suelo se establecen por debajo del punto de equilibrio al que naturalmente el mercado hubiese llegado de no existir un salario mínimo, pero ese argumento es falaz, pues si ese fuera el caso, un sueldo mínimo en la forma de precio suelo no sería necesario.

El análisis que hemos presentado respecto del sueldo mínimo es trasladable a la prohibición de compensar un porcentaje de las remuneraciones por parte de las entidades del sistema financiero (y en realidad  por parte de cualquier persona), dado que una interpretación de las leyes como la propuesta por INDECOPI termina perjudicando a los trabajadores, por más que se crea que se está protegiéndolos. En efecto, si impedimos que las entidades del sistema financiero puedan compensar los montos que hayan sido depositados en las cuentas de sus clientes morosos a título de remuneración, entonces no prestarán o prestarán más caro (a mayor riesgo, mayor tasa de interés). No olvidemos que el interés se compone, entre otras cosas, del riesgo crediticio, el riesgo de que el deudor no pague. Ese riesgo sin duda se incrementa si el acreedor no puede cobrarse contra el dinero del deudor que tenga en su poder.

Eso qué significa, una restricción al acceso al crédito de las personas de bajos recursos. ¿Por qué? Si las entidades del sistema financiero no pueden por Ley compensar aquellos montos por encima de 5 Unidades de Referencia Procesal, entonces sencillamente no prestarán a quiénes ganen menos de ese monto o lo harán a tasas muy altas que compensen el riesgo que asumen (no olvidemos que los bancos trabajan con el ahorro del público).

Si nos ponemos en el caso concreto, el tema se vuelve aún más grave si consideramos: (i) ¿qué parte de la población gana menos de S/. 1,800.00?; (ii) ¿qué porcentaje de ese grupo no paga sus deudas?; y, (iii) ¿es razonable proteger a ese grupo?

La respuesta a la primera pregunta es que probablemente más del 60% de la población gane menos de S/. 1,800.00 mensuales (siendo conservadores). Es más, la mayoría de esas personas además tienen en su sueldo su principal y las más de las veces su única fuente de ingreso. Respecto de esas personas sería imposible para los bancos, ante un incumplimiento, compensar contra su cuenta la parte que corresponda al salario, por lo que el riesgo crediticio de esas personas se vuelve más alto y por lo tanto las tasas a las que les prestan también. ¿Por qué? Muy simple, si el banco no le puede cobrar a esa persona contra los fondos líquidos de ésta que tenga en su poder cuando está en mora (es decir, cuando  no ha pagado su crédito al día) entonces los bancos estarán en una situación en la que tienen como deudor a una persona que tiene una protección legal para que no le cobren contra el dinero que tenga en sus cuentas. Visto esto a priori qué harán los bancos, lo mismo que haría cualquier persona racional. Una alternativa es no prestar, por qué la persona que toma el crédito tendrá el incentivo de no pagar mes a mes.  La otra, es prestar más caro. En ambos casos, el resultado es malo, se restringe el acceso al crédito, sin crédito no hay inversión, sin inversión no hay desarrollo y sin desarrollo no hay crecimiento. ¿Acaso usted le prestaría su plata a quién tiene una excusa legal para no pagarle? No lo haría. ¡Menos aún los bancos que trabajan con dinero de los ahorristas!

Esto se agrava cuando vemos los big numbers (los número grandes), pues sólo en menos del 1% de las operaciones de las entidades del sistema financiero se recurre a la vía de la compensación de remuneraciones para hacerse cobro de las deudas. Es decir, lo que se busca es sólo proteger a menos del 1% de las personas. No obstante, el efecto que se logrará será que esas personas, al igual que las demás no accedan al crédito, accedan a créditos más caros o, lo que es peor, accedan a créditos en el mercado informal. Eso afectará directamente el desarrollo. No perdamos de vista que cuando la gente accede al crédito, consume, cuando consume otra gente produce, si se produce más, se genera más empleo, si se produce más empleo, más gente tiene recursos y si tiene recursos puede acceder nuevamente al crédito y así se crea un círculo virtuoso que hace que las economía crezca y las personas vivan mejor. Si protegemos al irresponsable que no hizo bien sus cálculos, entonces estamos impidiendo que el resto, los que sí pagan, puedan acceder al crédito. En el corto plazo estamos promoviendo la cultura del “perro muerto”, del no pago, pero en el largo plazo, el encarecimiento del crédito y la informalidad. ¡Esto no es razonable!

Por proteger a unos pocos, se perjudicará a muchos y es que el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones.

Ahora, veamos qué pasa en el mercado informal. Cuando la gente tiene que pedir dinero en el mercado informal, las tasas son más altas, ahí no hay garantías que sirvan como colateral del crédito, y los castigos son mucho más severos. En el mercado informal un prestamista al que no le pagan manda una clara señal a los morosos mediante métodos coercitivos contra las personas y sus bienes, que son un tipo de “ajuste de cuentas” ciertamente distintos a la compensación y que vemos a diario en los segmentos policiales de los noticieros.

Realmente, la inconsciencia de los efectos económicos de la interpretación de las normas es un mal que aqueja a la sociedad en su conjunto. Como bien dijo el juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos Louis Brandeis, “A lawyer who has not studied economics and sociology is very apt to become a public enemy” (algo como: “un abogado que no ha estudiado economía y sociología es muy apto para convertirse en un enemigo público”). ¡El Perú está plagado de esos aptos abogados!

Mi propuesta, eliminemos estas protecciones absurdas, no tiene sentido intervenir así en el mercado. Una vez más, reitero, parafraseado a Friedman, “The government solution to a problem is usually as bad as the problem” (en español: “la solución gubernamental a un problema es usualmente tan mala como el problema”).

Las opiniones vertidas en este blog  son estrictamente personales y en nada comprometen a las entidades a las cuales el autor se encuentra vinculado.

Share

Anuncios

10 pensamientos en “¡No me defiendas compadre! Los efectos económicos del reciente fallo de INDECOPI sobre la compensación de los Bancos respecto de los salarios

  1. Guillermo, el análisis que haces de los negativos efectos de las inadecuadas intervenciones del Estado en el funcionamiento del mercado es contundente; pero desgraciadamente la oportunidad de actuar para el aplauso de la barra alojada en la tribuna es una tentación que los políticos de turno no dejan pasar, sin pensar en los graves perjuicios que ocaciona una irresponsable decisión.

    Como siempre, te felicito por la claridad y solidez con la que abordas temas de gran importancia para el desarrollo de nuestro país.

    Me gusta

  2. Guillermo, comparto tu posición general acerca de este tema. La política intervencionista de nuestro país lleva a politizar la mayoría (sino todos) de los temas que acaecen socialmente. El afán de figurar es algo constante actualmente y que mejor manera de hacerlo si se logra estar del lado de aquel porcentaje de la población que gana un tope de S/. 1,800 de remuneración, que como bien tu lo explicas es la amplia mayoría en un país en desarrollo como el nuestro. Ahora, con esta intervención gubernamental se busca claramente esparcir una idea proteccionista del Estado, pero se deja de lado a las entidades financieras que lo que ven es una Ley que protegerá a los malos deudores y así el crédito se vera limitado ya no solo para ellos sino para todos los demás, algo que seria muy perjudicial para el desarrollo personal así como del país, ya que el crédito es una de las raíces con las cuales pueden surgir empresas, negocios unipersonales, etc. Las entidades gubernamentales, así como las financieras se deberían preocupar un poco mas por educar a la población, ya que endeudarse es para nada malo, el problema es sobre endeudarse. A la vez, se debería afianzar el uso de garantías para de esta manera buscar por otro camino el cobro de las deudas y no solo limitarse a la compensación ya que tampoco es bueno el mucho uso de esta medida ya que en nuestro país es normal que una persona que gane S/. 1000 este endeudada por el doble o el triple ya que ante las facilidades y la poca educación en cuanto a este tema las personas simplemente se endeudan y el aplicar la compensacion digamos por uno o dos meses es dejar a las personas sin un sustento para vivir, algo que seria tambien perjudicial para el país. Siguiendo este ejemplo desde la otra perspectiva, es decir, si se aplica la Resolución No. 199-2010-SC2-INDECOPI no habría manera de cobrarles y los perjudicados ya no serían solo el deudor y el pais, sino también las entidades financieras y todos los demás ya que los bancos si pierden por un lado buscaran ganar por otro, ya que ese es su negocio, el movimiento del dinero.

    Me gusta

  3. Guillermo, te felecito por tu post pero no comparto cierto razonamiento tuyo, principalmente en lo que respecta al sueldo mínimo. Si el estado no regulara este sueldo, las empresas sólo no pagarían lo que quisieran (siempre el menor para disminuir sus costos), lo que volvemos a las diferencias de ingresos, y sociales que tanto se le critica al capitalismo. Todos los paises, hasta el mas capitalista, determina salarios mínimos y creo ques es una cuestion de no dejar al libre albedrio de las empresas de que determinen ese precio justo. Bien me podrías decir que el mercado “limpia” esta imperfección por q si el sueldo es bajo, nadie estaría dispuesto a trabajar, pero sinceramente no creo. En paises pobres, la gente trabajaría hasta menos de lo que la canasta básica recomienda. Por lo otro de la compensación, si creo que no existe derecho de aquellos que sabiendo que tienen una obligación, aun pueden tener plata en el banco pensando que su sueldo es intocable. Slds

    Me gusta

    • Luis Felipe, concuerdo contigo en que si no hubiera sueldo mínimo las empresas contrarían a salarios más bajos, eso dice mi gráfico, pero eso sería bueno. En realidad, mejor está quién trabaja por menos de un salario que le permita acceder a la canasta básica que quien no trabaja. Si todos los países tienen sueldo mínimo es por un tema estrictamente político, no económico. Gracias por la frecuencia de tus comentarios.

      Me gusta

  4. Bastante clara tu argumentación Guillermo. Yo resumiría el gran problema en el hecho que los consumidores en general y más concretamente, los clientes del sistema financiero han sido “malcriados” tradicionalmente por estas políticas proteccionistas. El punto central es que se debe incentivar que las personas utilicen su racionalidad económica (cualidad inherente al ser humano que pareciera que los Gobiernos y nosotros mismos nos esforzamos en soslayar) para que no contraigan créditos que sobrepasen su real capacidad de pago. Me quedo con una frase de tu artículo: “Si protegemos al irresponsable que no hizo bien sus cálculos, entonces estamos impidiendo que el resto, los que sí pagan, puedan acceder al crédito”. Una economía en crecimiento requiere de inversión y por tanto de una asignación adecuada de créditos, pero dicha tarea se hace más difícil si no contamos con consumidores no sólo razonables sino racionales.

    Me gusta

  5. Guillermo, tu apreciación respecto del tema es muy clara y convincente. Por otra parte, con el único afán de contribuir con el análisis de esta resolución, a continuación pego el enlace web de la resolución de INDECOPI: http://sistemas.indecopi.gob.pe/sdc_jurisprudencia/documentos/1-94/2010/Re0199.pdf
    Como todo en el Derecho, la posición jurídicamente asumida por el tribunal es discutible; sin embargo a simple vista resulta muy convincente el razocinio vertido en la resolución en sus considerandos 18 a 25, pero como bien dices, el análisis jurídico lo podrá hacer cada quién con la lectura de la resolución.
    Yendo un poco más al tema de fondo, concuerdo contigo en que estas normas encarecen los préstamos, y lo que es peor, lo hacen para la gente más pobre (quienes ganan menos de 5 URP); contraviniendo así el fin para el cual fueron creadas estas normas proteccionistas.
    Sin embargo, debo resaltar que a raíz de esta resolución se exhortará a las entidades financieras a tomar medidas más severas que salvaguarden sus intereses (y así el de los demás ahorristas), pues considero que la salida para los bancos jamás será dejar de prestar. Estas medidas podrán ser, por ejemplo, evaluaciones más estrictas acerca de la situación financiera de los solicitantes o también se exigirán más garantías con las cuales el solicitante pueda responder. Por supuesto que estos costos se trasladarán a los usuarios y no los asumirá el banco, pero también será un incentivo para que los bancos más irresponsables no presten (y jueguen así con el dinero de los demás ahorristas) a la ligera.
    Creo por tanto que este encarecimiento es el costo que asume el deudor a cambio de una protección que busca (aunque creo que en demasía, pues 5 URP puede ser excesivo) garantizar su subsistencia; por lo que ante una eventual irresponsabilidad (de gastar más de lo que tiene) la asumirá con los demás bienes que el Banco ya garantizó a su favor.
    Por último, considero que estos solicitantes estarán dispuestos a asumir ese costo extra a cambio de mantener esta regulación a su favor, pues les garantiza, al menos, su subsistencia.

    Me gusta

  6. Ricardo, gracias por tu comentario. A mí la resolución jurídicamente me parece pobre. Considera a los salarios intangibles y no lo son. Confunde la intangibilidad con la inembargabilidad, ese es un error conceptual grave desde un punto de vista legal. Lo intangible no se puede utilizar, como el CTS por ejemplo, lo inembargable, no se puede embargar (de eso habla el CPC), el sueldo no es intangible de eso no hay duda.

    Yo creo que un error de nuestros juzgadores es no tomar en cuenta los efectos económicos nocivos que sus fallos generan.

    De otro lado, yo considero que cualquier norma que restrinja el funcionamiento del libre mercado en situación de bajos costos de transacción es una mala norma.

    Me gusta

  7. La Ley General del Sistema Financiero y del Sistema de Seguros y Orgánica de la Superintendencia de Banca y Seguros, Ley Nº 26702, en adelante Ley General, establece en su artículo 222º que, en la evaluación de las operaciones que integran la cartera crediticia deberá tenerse presente los flujos de caja del deudor, sus ingresos y capacidad de servicio de la deuda, situación financiera, patrimonio neto, proyectos futuros y otros factores relevantes para determinar la capacidad del servicio y pago de la deuda; señalando expresamente que el criterio básico es la capacidad de pago del deudor y que las garantías son subsidiarias

    Desde el momento que se determino que para dar un crédito se deberá tener presente la capacidad de pago del cliente, es responsabilidad de los Bancos brindar créditos que no respalden la devolución del mismo.
    No solo la devolución debe tenerse en cuenta , también los proyectos futuros, de lo contrario no habría limites y por un facilitismos de obtener cosas sin la capacidad de pago solamente lo que se esta haciendo es endeudar y que los Bancos se enriquezcan a costa de lo ingenuos que solicitan crédito sin pensar que esto a futuro solo los empobrece.

    Lo que se debe fomentar es el ahorro y con ello adquirir bienes a tiempo real sin endeudarse a futuro que tendría consecuencias perjudiciales a la salud cuando no tengan como pagar por la irresponsabilidad de los bancos de dar créditos sin límites.

    Me gusta

  8. He leido la resolucion del Indecopi y comparto lo que, dicen respecto a que bueno no ven los impactos economicos que esto genera para la gente de escasos recursos, soy bachiller en derecho y estoy buscando un tema para mi tesis, me gustaria abordar este tema , respecto al derecho compensatorio, si son tan amables q me aconsejarian, gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s