“Nacionalismo y patriotismo” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

Transcribo mi columna publicada en el diario Expreso el domingo 22 de mayo de 2011.

Nacionalismo y patriotismo
El nacionalismo es una ideología que tiene como propósito que un país tenga como único referente de identidad a la nación. Se basa en dos principios fundamentales, la soberanía nacional y el principio de la nacionalidad. Según el primero, el interés de la nación es la única base legítima para la actuación del Estado y los ciudadanos. Según el segundo, cada Estado debe fijar sus fronteras de cara a sus ciudadanos y los demás Estados. El patriotismo en cambio, es el amor al lugar en el que uno nació, no es una ideología, es un sentimiento.

La diferencia entre uno y otro radica en que el primero es una doctrina colectivista que concede al azaroso hecho de haber nacido en un determinado lugar, la insoportable relevancia de tener un papel preponderante en el destino de nuestras vidas. Como todos los colectivismos, superpone el “interés público” (en este caso el de la nación) al individual. Es decir, superpone el interés del gobernante, que personifica a la nación, al de los individuos. Sin embargo, el “interés de la nación” o el “interés público” debería ser en realidad la suma de los diversos intereses individuales que sólo los sujetos, mediante su actuación libre, pueden expresar. De lo contrario, aquello que se denomina “interés nacional” termina siendo que el antojo del gobernante de turno acerca de que es lo mejor para los demás. Mientras que el segundo no requiere de un régimen jurídico o un sistema económico, no requiere de un tipo de gobierno. El patriota lo es con independencia del sistema político imperante.

Lo triste del nacionalismo es que en su búsqueda por lograr que los demás estén sometidos a la voluntad del gobernante, puede llevarnos a las más absurdas situaciones. Más de una absurda guerra se ha librado tomando como excusa el “interés nacional”. Las guerras mundiales, las debacles de Latino América, la violencia en el Medio Oriente, son sólo lagunas de las muchas desgracias que este pensamiento ha generado. Lo bello del patriotismo radica en su espontaneidad. El cariño que sentimos por el que nacimos es natural y es fruto de él que nos identificamos con nuestros compatriotas.

Es por eso que no soy partidario del nacionalismo, pero sí soy un patriota. No creo en los sentimientos forzados, sino en los sinceros, así como no creo en la planificación, sino en el orden espontáneo. Si el nacionalismo busca inspirar la solidaridad entre los ciudadanos, lo hace mal. Si ésta se da, debe ser espontánea, no compelida, como espontáneo es el amor a la patria. El altruismo no tiene como guía principios territoriales o imposiciones gubernamentales, sino la libertad del individuo. Las fronteras nos separan lo suficiente, como para hacerlas infranqueables muros de contención con sentimientos segmentarios y excluyentes.

Hace no mucho tiempo Mario Vargas Llosa diferenciaba al nacionalismo del patriotismo, calificando al primero como una“(…) ideología –o, más bien, religión– provinciana, de corto vuelo, excluyente, que recorta el horizonte intelectual y disimula en su seno prejuicios étnicos y racistas, pues convierte en valor supremo, en privilegio moral y ontológico, la circunstancia fortuita del lugar de nacimiento”. Mientras que al segundo como un “(…) sentimiento sano y generoso, de amor a la tierra donde uno vio la luz, donde vivieron sus ancestros y se forjaron los primeros sueños (…). La patria no son las banderas ni los himnos, ni los discursos apodícticos sobre los héroes emblemáticos, sino un puñado de lugares y personas que pueblan nuestros recuerdos y los tiñen de melancolía, la sensación cálida de que, no importa donde estemos, existe un hogar al que podemos volver”. No confundamos el nacionalismo con el patriotismo“.

Las opiniones vertidas en este blog son estrictamente personales y en nada comprometen a las entidades a las cuales el autor se encuentra vinculado.

Anuncios

3 pensamientos en ““Nacionalismo y patriotismo” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

  1. Excelente por la claridad de los conceptos. Parece que MVLL en su orden a los que considera sus subditos (todos los peruanos) de que voten por Humala y su proyecto nacionalista, ignora sus calificasiones sobre nacionalismo y patriotismo.

    Me gusta

  2. Rigurosa exposición entre la diferencia – vital – existente entre patriotismo y nacionalismo. Solo los inconfesanbles intereses últimos de los nacionalistas a ultranza, responsables directos de tantos y tantos enfrentamientos entre hombres en la historia, han querido siempre confundirnos haciéndonos creer que nuestro querido lugar en el mundo es un lugar único y excluyente para todos los demás.

    Me gusta

  3. Me he quedado sin palabras, excelentes discursos……
    Todos tenemos la capacidad de analizar y reflexionar a cerca de distintos aspectos muy importantes; y estas personas nos dan a conocer sus ideas o puntos de vista expresados a su modo.

    Espero que la humanidad siga progresando, evolucionando y avanzando hacia un futuro mejor,

    Saludos !,
    Bendiciones….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s