“Medio Ambiente y Mercado” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

Transcribo mi columna publicada en el diario Expreso el domingo 26 de junio de 2011:

Medio Ambiente y Mercado

La contaminación del medio ambiente es un serio problema que azota a la humanidad de manera implacable, para el cual aún no se tiene una solución satisfactoria, ni siquiera un nivel de consciencia notorio en los habitantes del globo. No está dentro de las preocupaciones del hombre de pie la contaminación, ni está evitarla en las agendas de las políticas públicas de los Estados como un factor preponderante. Sin embargo, el calentamiento global es una realidad y no un presagio, por lo que cabe preguntarse, ¿por qué los países no adoptan medidas serias al respecto?; ¿por qué la gente no toma conciencia acerca del daño que se generará a largo plazo si no se toman medidas al respecto?

Sospecho que la respuesta a la primera interrogante puede encontrase en la naturaleza global del problema, que hace que cualquier medida planificada sea un simple paliativo momentáneo, mas no una solución. Me explico, el problema, del medio ambiente es mundial porque la contaminación que se produce en un país, tarde o temprano migra hacia los otros países. Esto implica que las soluciones locales sean en este gran rompecabezas tan sólo una pieza pequeña. Peor aún, esta situación genera que los países que adoptan medidas en contra de la contaminación se vean en desventaja competitiva respecto de los países que no las adoptan, dado que contaminar es más barato que no hacerlo.

Por ello, dado que los países compiten entre sí para atraer inversión, los que exijan el cumplimiento de medidas de protección del medio ambiente más altas estarán en desventaja respecto de los países que no sean tan severos en sus políticas ambientales. Esta es la razón por la que las cumbres mundiales son siempre un fiasco, en las que ningún país contaminante se compromete seriamente a combatir el problema y sólo se logran acuerdos tibios y nebulosos.

De otro lado, al hombre de a pie no parece importarle mucho darle una pronta solución al problema y, desde una perspectiva racional, parece que es lógico que así sea. Las personas tienden a ocuparse de los problemas que se verificarán en el corto o mediano plazo antes de aquellos cuya verificación sea a muy largo plazo. La incertidumbre de que se descubra una solución al problema en el camino hace que lo que gaste hoy para prevenirlo pueda a la larga ser inútil.  Esto se agrava si tomamos en cuenta que a medida en que los efectos nocivos de algo se acercan, los incentivos para descubrir la solución son mucho mayores. 

No quiero decir con esto que no debamos preocuparnos de la contaminación, sino que tal vez deberíamos analizar las otras alternativas que existen para remediarla. Una alternativa es asignar propiedad privada respecto de los recursos. Otra, generar mediante el mercado –como se viene haciendo– un nuevo bien que la gente valore “el comprar bienes que hayan sido producidos sin contaminar”. Hoy existen campañas para crear conciencia ambiental que han generado que muchas empresas a nivel mundial eleven voluntariamente sus estándares ambientales porque los consumidores han empezado a valorar la adquisición de bienes que no hayan sido producidos mediante actividades contaminantes. Más aún, agencias encargadas de verificar que las empresas que publicitan no contaminar certificarán esto, para que el consumidor tenga los mecanismos de información necesarios para verificar que esto sea cierto.

El mercado parece darnos una alternativa más de solución más al problema (sin duda no la única), creando mediante el marketing un nuevo bien intangible que la gente valora, que da satisfacción, como es el “producto verde”. Esta solución que el mercado está generando espontáneamente es una demostración más de cómo la actuación libre de las personas puede ser un remedio más efectiva que la actuación centralizada de un grupo de personas.

Las opiniones vertidas en este blog son estrictamente personales y en nada comprometen a las entidades a las cuales el autor se encuentra vinculado.

Anuncios

3 pensamientos en ““Medio Ambiente y Mercado” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

  1. Me pareció muy interesante que plantearas, como una alternativa para la solución del gran problema ambiental nacional, la asignación de propiedad privada sobre los recursos naturales y por eso me gustaría saber, ¿Por qué consideras que asignar propiedad privada sobre los recursos naturales ayudaría a mejorar el desempeño ambiental en el Perú?

    No comparto tu primera hispótesis ya que considero que el problema ambiental nacional va más allá de los problemas ambientales que genera la extracción de recursos naturales; existen otros sectores igual o más dañinos (como las industrias manufactureras y otras, el sector transporte e inclusive el sector servicios) que el sector extractivo y que, sin embargo, no se encuentran en el foco de atención de las personas y autoridades.

    A mi entender, el problema ambiental peruano inicia en las autoridades y en la legislación que ellas han dictado. Definitivamente, hasta que no evolucionemos en este aspecto, cualquier solución que se plantee será efímera y no alcanzará los objetivos para los cuales se planteó.

    Adicionalmente, y como idea final, me gustaría decir que considero que el futuro de la protección del medio ambiente es la autoregulación. En el caso del sector recursos naturales, que es el que conozco, sin duda alguna una participación mucho más activa y efectiva de la SNMPE, en la protección y cuidado del medio ambiente, será absolutamente necesaria.

    Sobre el tema en particular, escribí un pequeño artículo en la revista Rumbo Minero donde planteo algunas posibilidades de solución. En el link adjunto (http://issuu.com/cvillenat/docs/rm-53_revista_pdf) podrás encontrarlo por si te interesa leerlo.

    Cordiales saludos,

    Lucianno Giorffino

    Me gusta

  2. Lucianno, muchas gracias por tu comentario, que está referido entiendo a un post anterior. Planteo los derechos de propiedad como un alternativa a algunos problemas, no a todos. La otra alternativa es que el mercado nos guíe hacia los productos verdes, que es fruto de la autoregulación, como bien señalas.
    Leeré tu artículo.
    Slds,
    Guillermo

    Me gusta

  3. Hola Guillermo
    Mi nombre es Edwin Zarco soy sociólogo y master en economia de la escuela austriaca en Madrid. Actualmente estoy escribiendo un papper sobre medio ambiente en el Perú y tambien escribiendo mi tesis doctoral sobre ecología de mercado en el caso de la conservación privada en el Perú. Revisando tu blog y viendo el programa de la Universidad El Cato – CITEL, he visto que estas trabjando sobre el tema. Por favor, tu crees que me puedas conceder una hora de tu tiempo para poder conversar y ver que libros, autores entre otros recursos me puedes recomendar. Un saludo. Edwin

    edwinzarconieva@yahoo.es

    .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s