“iSad R.I.P. Steve Jobs” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

Transcribo la columna publicada el domingo 9 de octubre de 2011 en el diario Expreso (pag. 22) sobre el gran Steve Jobs.

Texto de la columna:

iSad – R.I.P. Steve Jobs

El famoso empresario Steve Jobs falleció el 5 de octubre de 2011, a los 56 años, tras padecer un cáncer al páncreas por siete años. Su deceso, que no ha cogido por sorpresa a nadie, pues era evidente lo grave de su enfermedad y hace mucho se especulaba sobre su pronto fallecimiento, ha generado una reacción mundial de pena y congoja que me asombra y, porque no decirlo, me alegra (naturalmente, no me alegra de la muerte de Jobs, sino el reconocimiento mundial que a su figura le está siendo dado a raíz de su fallecimiento).

Para ser sincero, no pensé que un icono del capitalismo, como Jobs, pudiese generar una sensación tan masiva de compasión, congoja y pena en un mundo que marcha incesantemente hacia el tenebroso sendero del intervencionismo. Por el contrario, pensé que los socialistas y fascistas del mundo celebrarían su muerte. Al fin y al cabo, Jobs, a diferencia de Bill Gates, no ha destinado una parte importante de su fortuna a la caridad. Tampoco ha pedido que le cobren más impuestos a los ricos, como Warren Buffett (antes de comprar un banco rescatado con dinero de los contribuyentes, dicho sea de paso). Por el contrario, fue un capitalista influenciado por la temprana lectura de Ayn Rand.  Una persona con un ego gigantesco (natural en aquellos destinados a cambiar la historia de la humanidad). No olvidemos que alguna vez dijo que tres manzanas cambiaron el mundo, la de Adán y Eva, la de Newton y la suya (su compañía Apple –manzana en inglés–). Un obsesivo del trabajo, un innovador genial, exigente e insaciable. Comprometido con la excelencia, al punto que sólo admitía ésta de sus colaboradores. En resumen, fue la quintaescencia del “entrepreneur” del que escribió Schumpeter. Ese emprendedor que mejora la calidad vida de las personas mediante sus innovaciones. Ese que arriesga y nos demuestra que el fruto de la división del trabajo espontáneo que predica el capitalismo es la forma de mejorar el bienestar de todos y que la innovación se premia con la preferencia de la personas.

Es curioso, pero es justamente el extraordinario desempeño empresarial de Jobs, su comportamiento capitalista, es lo que hoy nos lleva a recordarlo icónicamente. Y además de curioso, es justo. Un día en la vida de Jobs trajo más felicidad al mundo que la vida de muchos políticos.

Jobs le dio glamour a la vida del hombre de a pie, hizo de la belleza y la elegancia el signo distintivo de productos funcionales y divertidos. Nos permitió vivir en un futuro que sólo habíamos imaginado en películas futuristas. Nos llevó del “click” al “tab” y quién sabe lo que hubiese hecho si su vida no se hubiese extinguido tan pronto. Jobs mejoró la vida de las personas, con productos funcionales y elegantes al alcance de millones de personas que jamás pensaron que esas cosas existirían. Alguna vez dijo (encantadoramente, ligero de modestia): “Yo no creo productos, creo mercados” y es que, según él, “la gente no sabe lo quiere hasta que se lo muestran”. Eso es lo que hacen los grandes innovadores y es por eso que a su muerte le rendimos nuestro respeto y, por qué no decirlo, le expresamos nuestra gratitud.

Esa grata recordación que hoy el mundo tiene de Jobs, es la misma que debería tenerse por todos los grandes innovadores que han mejorado la calidad de nuestras vidas. Sin embargo es triste ver como, por el contrario, se aplaude a ídolos de barro que lejos de mejorar nuestras vidas, han hecho miserables a miles de personas (cualquier dictador encaja en este rubro).

En todo caso, me alegra que a Jobs sí sea recordado y halagado como es debido, quizás sea porque, al final del día, los enemigos de la libertad también usan iPad.

Las opiniones vertidas en este blog son estrictamente personales y en nada comprometen a las entidades a las cuales el autor se encuentra vinculado.

Share

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s