Críticas a las críticas a los liberales peruanos

Transcribo mi columna publicada el 24 de agosto de 2013 en el diario digital Altavoz.pe:

Críticas a las críticas a los liberales peruanos

Recientemente, Eduardo Dargent contribuyó al debate político con un artículo crítico sobre el liberalismo en el Perú. Si bien creo que sus críticas carecen de fundamento, considero que tienen un ánimo constructivo, por lo que me sumaré al debate a fin de tratar de esclarecer algunos conceptos que espero aclaren la discusión.

Dargent hace varias críticas a los liberales peruanos, pero por motivos de espacio sólo me centraré en dos: (i) para nosotros (me incluyo dentro de los liberales que él prefiere llamar libertarios) los temas morales son secundarios a la defensa del libre mercado; y, (ii) los liberales asumimos que la intervención estatal sólo se justifica en casos extremos, por lo que criticamos la redistribución de la riqueza que genere una “igualdad real” y no sólo igualdad ante la ley.

La primera crítica parte, en mi opinión, de un error respecto de lo que  es un tema moral. Si bien la defensa del liberalismo puede ser consecuencial, también es deontológica. Es decir, los liberales defendemos la libertad sobre una base moral al considerarla como un valor supremo que debe protegerse en todos los campos. La libertad es una sola, es un concepto unitario, las distinciones entre libertad económica, individual y política son académicas.

Así, la defensa de los mercados libres tiene un contenido moral innegable, es una defensa de la libertad del individuo y, por ende, un tema moral. En esa línea, señalar que la defensa de los “temas morales” es secundaria en comparación con la defensa del libre mercado es incorrecto. Los mercados deben ser libres porque lo moralmente correcto es permitir a la gente decidir qué comprar, qué vender, con quién estar, qué hacer, etc. El problema de la crítica radica en una mala compresión de lo que es la libertad y por ende considerar que la defensa del libre mercado tiene una base moral distinta a la defensa de la igualdad de derechos de los homosexuales, por ejemplo, que probablemente el autor sí considere un “tema moral”.

La segunda crítica que comentaré es que liberales consideramos inaceptable la“(…)in­tervención estatal, especialmente aquella que busca redistri­buir la riqueza para establecer una igualdad real o promover determinados valores, casi siempre viola la libertad” (énfasis agregado).

Confieso que no sé qué quiere decir Dargent por “igualdad real”, pero asumo que se refiere a una sociedad en la que las diferencias patrimoniales sean lo menos marcadas posibles. Si mi interpretación es correcta, entonces países como Cuba, por ejemplo, en donde existe una gran redistribución de la poca riqueza habrían alcanzando un envidiable “igualdad real”. La miseria.

Continúa la crítica señalando que para nosotros es “(…) intoca­ble la distribución de riqueza existente: la considera justa. Y así sacan de la política lo que ha estado en el centro de la misma desde siempre. Aristóteles, Marx, Rawls o Aron ven la propie­dad y la distribución justa de la misma como un tema político fundamental. Para el libertario no lo es, pues no hay nada que discu­tir: cualquier cambio es injusto. Su pensamiento, radical en lo moral, es conveniente para los que ya tie­nen riqueza y poder. Y poco atrac­tivo por conservador para quienes creemos que sí hay cosas que dis­cutir en esta distribución”.

Aquí conviene aclara que los liberales no consideramos justa la distribución de riqueza existente. Por el contrario, creemos en la generación y no en la distribución de la riqueza, dado que comprendemos que el mercado es un proceso dinámico y no una situación estática. Lo justo es permitir que los bienes sean intercambiados voluntariamente para poder crear así riqueza. No consideramos “cualquier cambio injusto”, por el contrario, promovemos el intercambio, pero consideramos que los no voluntarios, en los que el estado reemplaza la voluntad de los individuos, son injustos.

De otro lado, es equivocado señalar que los liberales “saquemos” la propiedad y la distribución justa de la discusión política. Por el contrario, el discurso liberal parte precisamente de entender que el rol del estado es defender la propiedad privada y proveer ciertos bienes públicos, considerando injusta una distribución de la propiedad que no se ajuste a ese rol. Lo justo es que cada quien pueda disfrutar de los frutos de su esfuerzo. No es que para los liberales no haya discusión, es que justamente en eso radica la discusión. Por lo demás, el argumento de autoridad que el autor pretende realizar mediante su remisión a Aristóteles, Marx, Rawls y Aron, es débil, hay en la filosofía política pensadores de igual transcendencia que están en las antípodas de éstos.

Por último, es falso que el pensamiento liberal sea conveniente para los que ya tienen riqueza y poder, y por ende poco atractivo por conservador. El liberalismo promueve la competencia, premia el éxito permitiendo que cada quien se quede con fruto de su esfuerzo. Esto no es conveniente para quienes tienen dinero, pues ellos justamente para poder mantener su posición deben evitar la competencia. Tampoco lo es para el poderoso, puesto que al tener el estado un rol limitado, de nada le sirve su poder para valerse de él, su única arma es la eficiencia. Sería más bien en un estado interventor en donde le serviría el poder y el dinero para evitar la competencia y mantener su posición y eso es mercantilismo, no liberalismo. Por ello, el pensamiento liberal no puede ser tildado de conservador, pues no promueve el status quo, sino la constante evolución de los pueblos en función de las decisiones individuales de sus integrantes.”

Las opiniones vertidas en este blog son estrictamente personales y en nada comprometen a las entidades a las cuales el autor se encuentra vinculado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s