“Envidia, base del socialismo” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

Transcribo mi columna del domingo 15 de mayo de 2011 publicada en el diario Expreso sobre la envidia y el socialismo.

Envidia, base del socialismo
 
Muchas veces me he preguntado por qué es que no triunfa abrumadoramente el capitalismo democrático en todas las sociedades cuando está comprobado que es el mejor de los sistemas  económicos posibles. Me pregunto por qué es que el capitalismo es constantemente atacado y a cambio se ofrecen fracasados sistemas basados en un socialismo reciclado. El capitalismo, es sin lugar a dudas, el sistema que mayores beneficios ha generado en la historia de la humanidad, que no parece ser otra cosa que la historia de la lucha por la libertad contra algunos burócratas como bien decía Mises.
 
El argumento central de quienes atacan al sistema capitalista es que genera riqueza sólo para los ricos, pero no para los pobres. Ese argumento es falso. Si una persona revisa las cifras de cualquier economía que haya implementado correctamente un sistema capitalista, verá que no existe una sola en donde, a la larga, los pobres no hayan mejorado. De otro lado, si revisa los números de las economías socialistas, el resultado será el contrario. Tal vez sea cierto que el populismo –típico del socialismo– genere una falsa sensación de bienestar en el corto plazo para la población, pero la factura inflacionaria que cobran en el largo plazo es impagable. Por el contrario, el sistema capitalista genera un indudable bienestar en el largo plazo, pero se va construyendo en el tiempo, para lo que se requiere obviar el populismo cortoplacista.
 
La historia reciente ha demostrado tantas veces que el problema del capitalismo no es impedir que los pobres salgan de la pobreza, sino exactamente lo contrario, que creo que en realidad ese argumento es sólo un disfraz que se utiliza para camuflar el real; la envidia. Existe, al parecer, un grupo significativo de personas que prefieren el mal ajeno al provecho propio. Gente a la cual el individualismo sobre el cual opera el capitalismo le espanta. Que no tolera un sistema que premie el esfuerzo y el trabajo. La envidia parece corroer a la gente y llevarla a querer una y otra vez un sistema que reparte miserias por igual y que no premia el esfuerzo, sino lo condena.
 
Sin embargo, si quienes promueven el socialismo salieran a la luz argumentando que lo que realmente los mueve es la envidia y que es por eso que quieren impedir el progreso individual, se verían muy mal. Peor aún sería la posición de quienes los apoyan. Esa prédica de envidia sería condenable en quien la realiza y quien la aplaude. Es por ello que bajo argumentos evidentemente falsos, pretenden disfrazar su real móvil. Nunca se encuentra por eso un socialista que sustente su posición en estadísticas, siempre la sustentarán en “esperanzas”. Es por eso además que piden que no cunda el pánico, entre quienes saben cuál es su real interés.

No en vano Winston Churchill decía que “el socialismo, es la filosofía del fracaso, el credo a la ignorancia, la prédica a la envidia. Su virtud inherente es la distribución igualitaria de la miseria.” Bajo la quimérica tesis de que permite que todos estén mejor, se logra que todos estén peor y quienes lo promueven lo saben. Es imposible no saberlo a luz de toda la evidencia existente, sencillamente, así lo quieren. Prefieren un reparto igual de miseria, que uno desigual de riqueza.

Por ello, bien vistas las cosas, los liberales y las demás personas que condenan este miserable   sistema de promover el fracaso del individuo debemos centrar nuestra atención en el real problema, la envidia, y no en su disfraz, la pobreza, pues está comprobado que si de generar pobreza se trata, el socialismo no tiene competencia”.

Las opiniones vertidas en este blog son estrictamente personales y en nada comprometen a las entidades a las cuales el autor se encuentra vinculado.

Share

Anuncios

3 pensamientos en ““Envidia, base del socialismo” en mi columna “No hay almuerzo gratis” en el diario Expreso

  1. Pienso que la envidia se da en todo sistema, sin embargo existen niveles… claro como personas conscientes de lo que ocurre tenemos que ver el problema REAL…
    En política: “no todo como se ve….”

    Me gusta

  2. Bueno en mi gran ignorancia pienso que nacer en este planeta , deberia dar la posibilidad cierta de que cada naciente pudiera, al tiempo correspondiente al crecimiento, frormar una familia , base de la sociedad humana. Vemos en forma constante como esa posibilidad en alguna regiones no es posible en forma equilibrada.
    La posibilidad de acumular ganancias como unico Norte del capitalismo, y sin tope por lo general,trae como consecuencia el sometimiento a la pobreza de los no favorecidos por el “destino”.
    Por utimo pienso que sabiendo de sobra que venimos en forma sorpresiva a este planeta, y todos nacemos desnudos, triste es ver a muchos seres humanos , acumular fortunas inmensas, sabiendo sobradamente que al termino de un tiempo relativamente corto, debemos dejar todo , si poder llevar nada , pues ciertamente la vida se termino definitivamente.

    Me gusta

    • Unos son altos, otros son bajos, unos son morenos otros son rubios, unos son gordos otros son flacos, unos son capaces otros son incapaces, unos son trabajadores otros son vagos, la igualdad es de salida no de llegada. Es desfasado ser tan ingenuo de pensar que por nacer desnudos somos totalitariamente iguales, como las lavadoras de una tienda. Los no favorecidos por el destino han sido los más poderosos y depravados asesinos cuando han estado en el poder con la idea socialista y el monopolio estatal gestor totalitario y supresor del bien individual de cada hombre y en las democracias sus Gobiernos socialistas siguen en los mismos grandilocuentes edificios y Palacios, con las mismas fortunas y privieligos, pero muchísimo peor, porque van de socialistas, es infame tal concepto, tal aberración y miseria moral de engañar al pobre para hacerse rico a su costa. Lo mejor para todos significa lo mejor para unos pocos, lo mejor para el que busque la excelencia en un liberalismo democrático o capitalismo democrático, cada uno estará en su sítio donde la brecha entre en rico y el pobre importa un carajo, sino que los ricos en Democracia y a través de sus mecanismos, el estado de derecho, las constituciones y la separación de poderes, tirará del pobre hacia a arriba, sácandole de la línea de la miseria, ¿a mí que me importa que haya ricos, sino que a través del liberalismo democrático con sus mecanismos haga que los ricos creen empresas que con sus servicios y productos enriquezcan creando a su vez puestos de trabajo a la sociedad y con sus impuestos carguen de dinero las arcas públicas del estado para que el Estado tenga dinero para fines públicos?, ¿qué me importa la brecha por arriba con el rico si estos tiran para arriba del pobre sacándolo de la brecha por abajo de la miseria? Me suena a terrorífica envidia…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s